Región registra cerca de un 60% de déficit de precipitaciones esta temporada (Diario Concepción)

210

Parte de la información que se compartió en congreso internacional “Soluciones para la sustentabilidad hídrica de la cuenca del Biobío”, organizado por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, con participación UdeC.

Por Javier Ochoa

“La situación hídrica en Chile es crítica, agravada por una mega sequía que se extiende por 12 años, incluso en la Región del Biobío, donde más de 26 mil personas se abastecen a través de camiones aljibes y el déficit de precipitaciones se eleva por más del 60%”, contextualizó el director de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, Giovanni Calderón, entidad que junto a Corfo organizaron el congreso internacional “Soluciones para la sustentabilidad hídrica de la cuenca del Biobío”, con participación de especialistas de la Universidad de Concepción.

Gobernanza, gestión integrada de cuencas hidrográficas, juntas de vigilancia, recarga artificial de acuíferos subterráneos, protección de ecosistemas y decisiones basadas en criterios científicos fueron parte de las soluciones para un uso racional y sustentable del recurso hídrico cada vez más escazo.

¿Qué tan mal estamos?

El investigador del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (Cr2), y académico de la Universidad de Chile, René Garreaud, habla de “Hiper sequía, ya que entre las regiones de Coquimbo y El Maule el déficit de precipitaciones supera el 50%, lo que implica que este invierno sea uno de los tres inviernos más secos de los últimos 110 años”.

Base científica

Fue el director del Centro Eula de la UdeC, Ricardo Barra, quien destacó la ventaja que posee la región en cuanto a contar con información ambiental de calidad para la correcta toma de decisiones, en especial, el río Biobío, cauce cuyas aguas superficiales han sido estudiadas desde la creación del centro, hace 30 años, lo que ha permitido ser el único río en Chile en contar con datos científicos que ha llevado a su vez a ser el único que cuenta con una norma de calidad, dando una pauta hacia dónde se debe propender con otros ríos de importancia a lo largo del territorio.

“Hoy tenemos mejores alternativas, e incluso soluciones más económicas, para abordar la escasez hídrica que estamos enfrentando. Para ello necesitamos las modificaciones regulatorias que se están llevando a cabo y hacer una efectiva descentralización de la gestión del recurso hídrico desde las cuencas, desde los territorios, pero a la vez pedimos una centralización en la información, para tener mejores sistemas de información sobre la disponibilidad de agua, su calidad y responder a la gran incertidumbre sobre un recurso, que está siendo explotado de forma bastante intensiva como son las aguas subterráneas”.

Las exposiciones desde el mundo académico estuvieron a cargo de José Luis Arumi, catedrático de la Universidad de Concepción e investigador del Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y la Minería (CRHIAM); Antonio González, de la Unidad de Información y Evaluación Científica de la Universidad de Córdoba, y Javier del Valle, profesor de la Universidad de Zaragoza. Por parte del sector público, participaron Andrés Esparza, director regional del DGA, y Víctor Vargas, investigador de Infor.

Arumí recalcó que la recarga artificial de aguas subterráneas debe ser administrada por una entidad como una junta de vigilancia, lo que implica cambios al código de aguas y otras regulaciones

En la instancia se relevó la importancia del componente social en la gestión hídrica y la necesidad de organizar procesos participativos para avanzar en una gobernanza del agua, con el involucramiento activo de todos los actores de los territorios, y el acompañamiento de la academia y el Estado. Se coincidió en que la desconfianza es la principal barrera en la gestión del agua, por lo que se debe garantizar la legitimidad y la transparencia en estos procesos. Además, entre los principales desafíos en los sistemas de agua potable rural, además de la provisión de agua, está garantizar la calidad del recurso y generar capacidades para evitar un problema de salud.

Leer en Diario Concepción.