Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia desplegará campaña para medir gases contaminantes en Quintero (El Mostrador)

179

Iniciativa apoyada por la Ilustre Municipalidad de Quintero y la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile permitirá la instalación de diversos instrumentos para estudiar la presencia de contaminantes orgánicos con una alta resolución temporal y bajos límites de detección. El trabajo tiene como objetivo conocer con mayor detalle los efectos del cordón industrial en la calidad del aire de esta zona y evaluar los factores que inciden en los episodios de emergencia ambiental.

Desde la última semana de agosto y hasta octubre del presente año, investigadores e investigadoras del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 llevarán a cabo la campaña de mediciones “Estudio de contaminantes atmosféricos, determinantes e impactos en la bahía de Quintero-Puchuncaví”, una iniciativa apoyada por la Ilustre Municipalidad de Quintero y la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile.

El proyecto, encabezado por el investigador del (CR)2 y académico del Departamento de Geofísica de la Universidad de Chile, Rodrigo Seguel, busca dar cuenta de aquellos contaminantes atmosféricos que no son medidos en la actualidad y de las condiciones meteorológicas que influyen en la ocurrencia de episodios de emergencia ambiental en la bahía de Quintero-Puchuncaví.

“Se trata de un proyecto de investigación que nos ha permitido poner a disposición de la comunidad nuestras capacidades científicas y tecnológicas para contribuir a la comprensión de los episodios de calidad de aire que afectan a la ciudad de Quintero. Es importante destacar que nuestra iniciativa no busca identificar responsables o atribuirnos un rol fiscalizador”, explica Rodrigo Seguel, el académico experto en meteorología.

“Mediremos contaminantes atmosféricos que no son monitoreados en las redes de calidad de aire convencionales, como el benceno y el tolueno, pertenecientes a los denominados ‘compuestos orgánicos volátiles’ (COVs). También buscamos caracterizar algunos parámetros meteorológicos, cuya información combinada con modelos numéricos nos permitirá estudiar las condiciones meteorológicas que influyen en la ocurrencia de episodios de contaminación agudos”, agrega el investigador.

Dentro de las actividades programadas por Seguel y su equipo, se encuentran la organización de una instancia de encuentro con la comunidad de Quintero para conversar sobre el proyecto y un seminario abierto para actores estratégicos y todas las personas interesadas. Las fechas de ambas actividades serán informadas durante las próximas semanas.

Trabajo base previo

En enero de este año, el (CR)2 realizó una primera campaña de campo en Quintero donde participaron investigadores e investigadoras como Rodrigo Seguel, René Garreaud, Zoë Fleming, Mauricio Osses, Pamela Smith, Pablo Sarricolea, Anahí Urquiza y Héctor Jorquera.

Durante esta campaña, se recolectó información de calidad de aire asociada a carbono negro, se identificaron y cuantificaron compuestos orgánicos volátiles, y se observaron parámetros meteorológicos mediante instrumentos especializados. Dicho trabajo incluyó pruebas con sensores de bajo costo y con gases criterio como el dióxido de azufre y ozono. También se realizaron mediciones de emisiones vehiculares en periodos acotados, y se efectuaron registros térmicos en Quintero mediante drones y radiosondeos.

De forma paralela, se ha desarrollado un esfuerzo de sistematización de la investigación social relacionada con la zona, los procesos jurídicos pertinentes y la identificación de actores relevantes. Este proceso, además de contextualizar la caracterización de calidad del aire, se basa en la relevancia de la vinculación con la comunidad y en lo crucial que resulta compartir la información recopilada de manera transparente.

“A mediano plazo, esperamos contribuir con información que ayude al diseño e implementación de redes de monitoreo eficientes, así como también evaluar la pertinencia de estaciones de monitoreo de mayor sofisticación instrumental capaces de resguardar de mejor manera la salud de la población de la bahía de Quintero-Puchuncaví”, afirma Rodrigo Seguel.

Más información sobre la campaña en este link.

Leer en El Mostrador.