“La Niña” no cede y expertos extienden la probabilidad de lluvias bajo lo normal a junio (Radio Agricultura)

395

Por Verónica Díaz

La coyuntura es desfavorable en medio de condiciones de largo plazo que ya prolongan por 13 años la megasequía.

Vientos alisios más intensos de lo normal y otros patrones atmosféricos observados en las últimas semanas en el Pacífico Ecuatorial llevan a los expertos a concluir que el fenómeno de La Niña, asociado a escasez de lluvias en Chile, no cede.

Malas noticias en medio de la megasequía que ya se prolonga por 13 años en el país. El boletín trimestral elaborado por la Dirección Meteorológica de Chile (DMC) extiende hasta junio las probabilidades de lluvias bajo lo normal entre las regiones de Coquimbo y el norte de la de Los Lagos. Llovería menos de 87 mm en Santiago, de 135 en Rancagua y de 402 en Temuco.

El climatólogo de la Usach Raúl Cordero alertó que en el país la oferta de agua se acerca peligrosamente a la demanda y que Chile debe profundizar las medidas con que está enfrentando la megasequía, con intervención de las cuencas de los ríos Maipo y Aconcagua para abastecer a grandes urbes de la zona central, invertir en riego tecnificado y desalar agua de mar, traspasando a las tarifas del agua potable los costos de la escasez, entre otras medidas.

El meteorólogo de la DMC Diego Campos insistió en que, en medio de la megasequía, las variaciones climáticas anuales como La Niña inciden menos que en décadas pasadas. Las condiciones altamente deficitarias en el período se han mantenido aún en años, como 2018, con un El Niño intenso, pues pesan más la incidencia de oscilaciones decadales desfavorables para las lluvias y otros indicadores asociados al cambio climático, como la oscilación Antártica, en fase positiva. Lo propio ocurre con la mancha cálida en el océano frente a Nueva Zelandia, exacerbada por el calentamiento global, que fortalece el anticiclón del Pacífico, altas presiones que desvían el paso de sistemas frontales a la zona austral.

Recuadro

El norte se torna más verde

Un aumento en recurrencia y extensión de fenómenos como el desierto florido en zonas más cercanas a la costa y de enverdecimiento de bofedales, en el altiplano, sobre 4 mil msnm, respectivamente, han constatado investigadores encabezados por el profesor Roberto Chávez, del Instituto de Geografía de la Universidad Católica de Valparaíso. Apoyado por imágenes satelitales, el equipo ha estudiado patrones de enverdecimiento del desierto chileno.

René Garreaud, investigador de la Universidad de Chile y director del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia, dice que se ha estado observando que viene una mayor cantidad de agua desde la zona del Amazonas, y aunque no se puede hablar de tendencia, sorprende un incremento de precipitaciones, del orden de 5% a 10%, en el altiplano. No obstante, requieren recoger más datos, porque son escasos.

Leer en Radio Agricultura.