Autonomía hídrica para Petorca: Lanzan manual para apoyar a quienes viven en medio de la mega sequía (Radio JGM)

437

En una de las zonas íconos de la escasez hídrica nacional, Petorca, donde el 20% de la población se abastece de camiones aljibes, se lanzó el manual «nuestra casa, nuestro cauce» en busca de mejorar las condiciones del manejo de las aguas al interior de los hogares. El material fue recibo por los habitantes de Petorca el domingo pasado y ya se encuentra disponible en formato digital.

Por: Javiera Barría G.

Mega sequía

Hace años que el río que atraviesa Petorca se encuentra completamente seco, varios de sus habitantes  esperan los camiones aljibes a diario para recibir 100 litros de agua por persona (previo a la pandemia estos eran sólo 50). Con esta agua deben gestionar todas sus actividades cotidianas; baño, riego, cocina, etc.

En contraste, los cerros se enverdecen con el monocultivo de paltos, los que se expanden por gran parte de la provincia, otorgándole el segundo lugar en la productividad nacional de este fruto. La administración y entrega de derechos de agua a la agroindustria se suma a la posibilidad de acceder a este recurso por los habitantes de Petorca, «el manejo del recurso, su extracción y escasa fiscalización, han jugado un papel importante en la crisis, convirtiendo a Petorca en un ícono de inequidad en el acceso al agua», señala el artículo de CR2.

La combinación entre la mega sequía que atraviesa todo el país y el uso y manejo de las aguas disponibles en Petorca por parte de empresas para el cultivo de palta crean el panorama actual de la provincia.

Frente a aquello, la colectiva hidro- feminista la «Gota Negra« elaboró junto a la comunidad de Petorca un manual que reúne conocimientos locales, académicos y técnicos para la autogestión de aguas domésticas, en miras de mejorar el uso de este bien común tan escaso en zona.

Agua para la vida en Petorca

La colectiva compuesta por geógrafas de la Universidad de Chile busca potenciar la autonomía hídrica en poblaciones asediadas por proyectos extractivistas que atacan el libre acceso al agua, así lo comenta la Colectiva la  Gota Negra.

Desde allí nace el trabajo comunitario en Petorca para vincular con personas de zonas rurales, escuelas, organizaciones medioambientales, feministas y disidentes locales en mirada de elaborar un texto que entregara herramientas prácticas de adaptación frente a la escasez de agua.

Con el apoyo del Fondo Valentín Letelier 202, el proyecto «Nuestra Casa Nuestro Cauce» reunió los saberes en torno al problema del agua e impulsa la defensa de la misma y el territorio:“Nuestra Casa Nuestro Cauce busca promover la justicia ambiental y social, y la necesidad de demostrar las repercusiones que han sufrido las comunidades, y en específico, las mujeres y disidencias, frente al despojo sistemático del agua» indica Catalina Pizarro, geógrafa de la Universidad de Chile y miembro de la colectiva la Gota Negra.

Las responsables del proyecto apuntan que la condición en que vive Petorca hoy y la percepción sobre el agua ha sido posible gracias a la Constitución vigente y al Código de Aguas instaurado durante la dictadura: «Este despojo ha sido posibilitado, en gran parte, por la institucionalidad chilena, debido a que el Código de Aguas (la ley que regula el uso de los elementos hídricos en Chile) ha convertido al agua en una mercancía, ya que se permite su privatización y compra-venta, como si fuese cualquier producto del mercado» .

Es sequía y es saqueo

Tras las recopilaciones para la elaboración del manual, la colectiva Gota Negra  precisa que el problema de la escasez hídrica no sólo obedece a la escaces hídrica que atraviesa todo el país, pero que tampoco sería sólo por la inequidad de la entrega de este recurso, ambos factores se combinan para generar el estado actual en Petorca: «Es muy complejo debido a que no obedece solamente a una ausencia de lluvias o a las sequías naturales. Responde también a una mala distribución del agua, ya que la mayoría de los derechos de aprovechamiento de agua fueron otorgados a perpetuidad a los dueños de las agroindustrias, dejando muy poca, o nula disponibilidad, de agua para las comunidades, afectando especialmente los territorios rurales», dice la Gota Negra.

Con estos antecedentes el manual que se trabajó durante dos años propone la gestión comunitaria del agua, lo que permitiría que los habitantes se mantengan en su territorios, conserven sus tradiciones y recuperen la autonomía hídrica, las que han sido cooptadas por la agroindustria.

«Con este Manual NO se busca avanzar solo hacia “ahorrar agua”, si no que a recuperar las aguas que han sido robadas a las comunidades»

El manual ya puede ser encontrado en su versión digital y la información sobre el trabajo está disponible en las redes sociales del proyecto Nuestra casa, nuestro cauce y el Gota Negra colectiva hidro-feminista. | Leer en Radio JGM.