(CR)2 y PNUD capacitaron a funcionarios y funcionarias municipales sobre acción climática

    284

    Realizada a través de la iniciativa «Climate Promise», el proceso formativo estuvo enfocado a profesionales que se desempeñan en unidades o departamentos vinculados al diseño e implementación de estrategias y acciones ambientales o climáticas a escala comunal o local.

    Por Michelle Ferrer Solar

    Como parte de las acciones que Chile propuso en el contexto de la presidencia de la COP25, es que la iniciativa “Climate Promise” del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) junto al Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, diseñaron e implementaron el Diplomado sobre Acción Climática y Gestión Municipal, que fue impartido entre los meses de mayo y agosto de 2021.

    La instancia de formación surgió gracias a una mesa de trabajo que contó con el apoyo de la Asociación Chilena de Municipalidades (ACHM) y la Asociación de Municipios por la Sustentabilidad (AMUSA) y la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (SUBDERE). En dicha instancia se consideró oportuno promover acciones orientadas a fortalecer el rol de los gobiernos locales y, con ese fin, potenciar el conocimiento general y las capacidades técnicas y profesionales de los equipos municipales involucrados en la gestión ambiental y/o climática a escala local.

    “Los resultados de estos procesos identificaron múltiples brechas, desafíos y espacios de mejoras, relacionados con la participación de los gobiernos locales y los actores de la sociedad civil, en la política nacional de cambio climático. Se evidenció que estas brechas y desafíos actúan de manera sinérgica, limitando las capacidades de los gobiernos locales para enfrentar el cambio climático en sus escalas de gestión, y también, las posibilidades del gobierno central de cumplir con los objetivos y metas climáticas nacionales de mitigación y adaptación”, señala al respecto Claudia Mojica, Representante Residente en Chile del PNUD.

    Para Bárbara Morales, encargada de Diálogo e Interdisciplina del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, la importancia de este diplomado está en la entrega de herramientas para el entendimiento de las problemáticas vinculadas al cambio climático, buscando poner en valor y fortalecer el rol de los gobiernos locales en la acción climática.

    “Por una parte, buscamos potenciar el conocimiento general y las capacidades técnicas y profesionales de los equipos municipales involucrados en la gestión ambiental y climática a escala local, y, por otra, acercamos las estrategias e instrumentos de política pública vinculados al cambio climático, a la gestión municipal, y también a las comunidades locales. Esto último a través del trabajo de comunicación, educación y co-construcción que realizan los equipos municipales, ya que es en los territorios, en «lo local», donde se hace necesario instalar las capacidades e impulsar los cambios transformadores que se requieren para enfrentar la urgencia con la que se manifiestan los efectos del cambio climático”, explica Bárbara Morales.

    En esta primera edición participaron cerca de 100 funcionarios provenientes de diversos municipios, buscando abarcar la mayor cantidad de comunas del país. En este sentido, Claudia Mojica explica que “el fortalecer las capacidades municipales a través de distintas herramientas de gestión y conocimiento, como también ampliar y profundizar la educación ambiental y climática, son claves para superar estos desafíos”.

    “El involucramiento y coordinación municipal, así como también de las instituciones centrales en apoyo a estas entidades, son cruciales; incluyendo la incorporación de representantes municipales y de SUBDERE en las distintas instancias intersectoriales de planificación y coordinación política y técnica; como por ejemplo los comités regionales de Cambio Climático, que son instancias que, sin duda, permiten avanzar exitosamente en la implementación de la agenda climática del país”, complementa Mujica.

    “Desde el punto de vista del (CR)2, fortalecer la interfaz entre la ciencia y la política nos permite, por una parte, visualizar de mejor manera cuál es la ciencia más relevante de transmitir dada la diversidad y complejidad existente a nivel local. Por otra parte, nos permite reforzar la aplicabilidad territorial de los contenidos científicos generados por el centro, en otras palabras, acercar el conocimiento científico a la realidad que se vive en los territorios en general y a la gestión municipal en particular.  Para los municipios, por su parte, el vínculo con el centro les permite acceder a argumentos y evidencia científica robusta necesaria para impulsar la acción climática como un eje transversal al interior de los municipios”, añade Bárbara Morales.

    La aplicación a la realidad municipal: el caso de Independencia

    Viviana Reyes es profesional de la Unidad de Estudios y Proyectos, Secretaría Comunal de Planificación de la Municipalidad de Independencia, y comenta que la comuna ha ido avanzando en políticas y estrategias ambientales, desarrollando instrumentos de gestión y acciones comunitarias relevantes en temas de gestión de residuos principalmente. Sin embargo, tanto el aumento de la población como la fuerte urbanización ha traído aparejado otros problemas, como las islas de calor urbano, el aumento de los microbasurales, áreas verdes degradadas o mal manejo o mantención de zonas de esparcimiento.

    En este sentido, valora que “los talleres prácticos del diplomado fueron aplicados en base a información real, problemas reales y soluciones que la administración comunal ya está barajando, por lo tanto, los aprendizajes ya los estoy aplicando, haciendo propuestas en torno a problemas que fui analizando durante el diplomado”.

    “Tanto por el material entregado como por las dinámicas con los profesores, nos presentaron estrategias bien concretas para mirar con otro foco, lo que en mi caso ha generado que mire todo considerando las variables climáticas, cosa que antes no tenía incorporado. Entonces, creo que este diplomado ha sido un gran aporte en lo profesional, pero también en cuanto al cambio de mirada, con el cual puedo ver problemas que antes no veía y buscar soluciones o caminos para resolver esas problemáticas”, enfatiza Viviana Reyes.

    Con respecto a la proyección de la implementación de los conocimientos adquiridos, la funcionaria de la Municipalidad de independencia proyecta “contribuir con formular y proponer proyectos que contengan la variable de cambio climático, que es algo que ya estamos trabajando en un proyecto en específico, generar alianzas estratégicas con el resto de las direcciones municipales, algunas de las cuales están más avanzadas en estos temas, como Medio Ambiente, y otras sobre las cuales existe mayor desconocimiento pero un gran potencial para desarrollar acciones que puedan incorporar la variable de cambio climático, como es el caso de Obras, por ejemplo”.

    ¿Qué es la iniciativa «Climate Promise»?

    “Climate Promise» es una iniciativa del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que tiene por objetivo proporcionar apoyo en cinco áreas técnicas claves, ayudando a los países a tomar medidas audaces bajo el Acuerdo de París para reducir sus emisiones, aumentar su resiliencia a los impactos climáticos y apoyar las prioridades de desarrollo sostenible.

    Estás cinco áreas técnicas buscan apoyar a los países involucrados en:

    • Generar voluntad política y apropiación social a nivel nacional y subnacional.
    • Revisar, alinear y actualizar los objetivos, políticas y medidas existentes.
    • Incorporar nuevos sectores y / o gases de efecto invernadero
    • Acceso a costos y oportunidades de inversión
    • Monitorear el progreso y fortalecer la transparencia

    Para conocer más sobre “Climate Promise”, visita el sitio web https://www.undp.org/climate-promise