Crítico panorama hídrico en Chile 2023: Escasas lluvias y menor disponibilidad de agua (Simfruit)

1953

Expertos analizan la megasequía a la cual se enfrenta Chile. Camila Álvarez, investigadora del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR2) comentó que esta megasequía, es causada en parte por la variabilidad climática natural, pero se superpone a –y acentúa– una tendencia observada durante varias décadas hacia un clima más seco en Chile central, que asociamos a una señal de cambio climático”.

Chile registra un crítico panorama hídrico este año, marcado por escasas lluvias y menos disponibilidad de agua. Así lo confirmó Pablo Álvarez, doctor en Gestión de Recursos Hídricos y director del Laboratorio PROMMRA del Consorcio Centro Tecnológico del Agua Quitai Anko. “Este año ya está definido en el ámbito hidrológico, con escasos recursos acumulados y embalses que alcanzan el 7 al 15% de su capacidad en la región de Coquimbo, siendo el embalse Corrales en el Choapa el que acumula mayor cantidad de agua con un 50% de su capacidad”.

De acuerdo con El Mostrador el documento Aguas del Valle, el nivel del embalse Puclaro es de un 10% de su capacidad; La Paloma solo alcanza un 6% y El Bato un 45% de su capacidad, datos que reflejan la crítica situación que se vive en la Región de Coquimbo.
“Es muy poco probable que la situación hidrológica cambie durante el verano, más bien lo que va a ocurrir es que se va a mantener y se va a profundizar más la disminución de las precipitaciones y que en el fondo es tendiente a cero, durante la temporada estival”, dijo Álvarez.

El experto indicó que las zonas urbanas tienen relativamente asegurado el abastecimiento de agua potable, “porque la sanitaria (Aguas del Valle) y las organizaciones de usuarios han llegado a acuerdos que tienen que ver con la redistribución de las aguas y el aseguramiento de consumo humano. En la zona rural, por supuesto que la condición es bastante más compleja, sobre todo en aquellos lugares que son abastecidos a través de camiones aljibes, ahí la situación va a seguir siendo igual difícil”.

Déficit de lluvias

El reporte de la empresa sanitaria Aguas del Valle confirmó la crítica situación que se vive en la región. Respecto al déficit de lluvias en La Serena, por ejemplo, se cifra en -85,9% acumulando solo 12,8mm de agua. En Combarbalá el déficit de precipitaciones llega a un -80,1% y en Illapel a -71,3%. Respecto a déficit de nieve en el sector de Vega Negra es de -100% con 0 mm acumulados.

Para la sanitaria, este complejo escenario se produce por una sequía que se arrastra por más de 14 años, sumado a las escasas precipitaciones de este 2023, dejando embalses casi sin agua y sin deshielos, producto de la casi nula nieve caída en la cordillera.

El gerente regional de Aguas del Valle, Andrés Nazer, señala que la actual situación hídrica ha llevado a la empresa a “extremar los esfuerzos para mantener la continuidad del servicio durante este verano con el desarrollo de nuevas obras, aumentando las fuentes subterráneas, reforzando la infraestructura y trabajando con las juntas de vigilancia de los ríos de la región y con las autoridades regionales y nacionales”.

Así, durante esta última década, la empresa ha destinado más de $62.000 millones en inversiones y gastos para abordar la sequía, pero sin duda requieren el acompañamiento y trabajo conjunto con todos los actores y así se “tomen medidas excepcionales para priorizar el consumo humano y asegurar la continuidad del suministro en el corto plazo”, añade Nazer.

El meteorólogo del Centro de Estudios de Zonas Áridas, CEAZA, Tomás Caballero, confirmó la mínima cantidad de agua que contienen los embalses, debido principalmente a la escasez de precipitaciones. Aclara que lo sucedido este 2023, con un Fenómeno de El Niño que proyectaba un año lluvioso en la región, demostró lo complejo de realizar pronósticos.

“Si bien El Niño trajo más sistemas frontales que lograron alcanzar con fuerza y con alta precipitación la zona de Santiago y la parte norte de la Región de Valparaíso. Aquí hasta el Choapa cayeron más precipitaciones, pero aun así está con un déficit cercano al 70% a la fecha, mientras que la parte del Limari y del Elqui que es más difícil que lleguen los sistemas frontales, estamos con un mayor déficit que está entre el 80 y 90%”, comentó el experto.

Seguridad hídrica alcanzaría nivel crítico en 2050

De acuerdo con el estudio “Seguridad hídrica en Chile: Caracterización y perspectivas de futuro del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR2) la mega sequía está directamente relacionada con los niveles de estrés de las cuencas de esta zona. Sin embargo, el aumento en los usos ha sido el factor preponderante del aumento en estrés en el largo plazo”

Camila Álvarez, investigadora del CR2 indicó que esta megasequía, es causada en parte por la variabilidad climática natural, pero se superpone a –y acentúa– una tendencia observada durante varias décadas hacia un clima más seco en Chile central, que asociamos a una señal de cambio climático”.

Las cuencas de Elqui, Limarí, Petorca/La Ligua, Aconcagua, Maipo y Rapel, así como aquellas ubicadas en la zona costera de las regiones de Valparaíso y O’Higgins, son las que enfrentan una realidad más crítica hoy.

“La mayoría de las cuencas entre las regiones de Coquimbo y del Maule han experimentado niveles altos a extremos de estrés hídrico durante la década de 2010-2020. Esta situación está directamente vinculada a la megasequía y a la menor disponibilidad hídrica particular de este período, pero se agrava sustantivamente debido a niveles elevados de uso de agua en estas regiones”, detalló Álvarez.

Entre sus conclusiones, el informe advirtió que “los usos de aguas superficiales y subterráneas se acercan o sobrepasan la disponibilidad hídrica en cuencas de Chile centro-norte. Esto genera impactos socioeconómicos y ecológicos, y plantea un dilema intergeneracional al encaminarnos hacia el agotamiento de las reservas (o día cero)”.

Los altos índices de estrés hídrico en Chile central, donde la principal fuente de abastecimiento es agua fresca superficial, sugieren que un “día cero” -descrito como el momento en que ya no se puede satisfacer la demanda de agua por falta de disponibilidad- estaría cercano a ocurrir en la capital del país. | Leer en Simfruit.