Eliminar el límite de consumo eléctrico en invierno (La Tercera)

1280

SEÑOR DIRECTOR:

Electrificar el consumo de energía en las viviendas es clave para afrontar la crisis climática. Así lo plantea el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que además indica que la electrificación trae cobeneficios para la salud a partir de un aire más limpio en las ciudades. De hecho, nuestros compromisos internacionales reflejados en la Contribución Nacionalmente Determinada al Acuerdo de París (NDC) consideran la electrificación de la calefacción, indicando que a 2050 el 57% de las casas y 70% de los departamentos deberán utilizar calefacción eléctrica.

Los límites de consumo eléctrico que generan sobreprecios en la tarifa son un claro desincentivo para la electrificación. ¿Quién va a querer transitar a la calefacción eléctrica si sabe que le cobrarán aún más? Probablemente solo aquellos que puedan pagar.

Si bien la racionalidad económica del límite de invierno en la tarifa eléctrica obedece al desarrollo y uso adecuados del sistema eléctrico (pago por potencia), esto exige una revisión de sus bases conceptuales y opciones de ajuste.

La política del límite de invierno es regresiva y desincentiva la electrificación de hogares, en especial los más vulnerables. Eliminar este sobrecargo facilita que las familias puedan utilizar equipos eléctricos, tanto para la calefacción como para otros usos, y a la vez permite avanzar en la urgente necesidad de descontaminar las ciudades en el sur, donde existe un alto uso de leña.

Necesitamos medidas justas y equitativas que fomenten la transición hacia fuentes de energía renovables y sostenibles. Instamos a las autoridades a revisar esta política y trabajar en soluciones que beneficien a todos, impulsando la acción climática y el compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Anahí Urquiza, Laura Gallardo y Nicolás Huneeus

CR2, Universidad de Chile

Rodrigo Palma y Manuel Díaz

Centro de Energía, Universidad de Chile

Leer en La Tercera.