Experto en cambio climático: «Tenemos que tratar de que los líderes negativos se vayan» (Radio Cooperativa)

91
  • El profesor del Departamento de Geofísica de la U. de Chile y subdirector del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia, René Garreaud, analizó el lapidario informe del IPCC.
  • «Los 1,5 grados (de sobrecalentamiento) están a la vuelta de la esquina, (pero) los 2 grados están un poco más lejos y ahí es donde todavía hay espacio», afirmó.

El profesor del Departamento de Geofísica de la Universidad de Chile y subdirector del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia, René Garreaud, afirmó este martes que «no hay que bajar los brazos» tras el lapidario informe del Grupo Intergubernamental de Expertos para el Cambio Climático (IPCC) y subrayó la necesidad de tomar medidas inmediatas y más ambiciosas para frenar el calentamiento global.

Si se mantiene el actual ritmo de emisiones de gases de efecto invernadero, la temperatura global aumentará 2,7 grados a finales de siglo con respecto a la media de la era preindustrial, advirtió ayer el reporte.

Este aumento, que conllevaría también mayores eventos climáticos extremos tales como sequías, inundaciones y olas de calor, estaría lejos del objetivo de menos de 2 grados fijado por el Acuerdo de París, que recomendaba limitar esa subida a 1,5 grados centígrados.

Mantener la actual situación, en la que la temperatura global es como media 1,1 grados más alta que en el periodo preindustrial (1850-1900), no sería suficiente: los científicos prevén que con ello se alcanzaría un alza de 1,5 grados en 2040, de 2 grados en 2060 y de 2,7 en 2100.

«Si bien la micro va a avanzando en cierta dirección y los 1,5 grados están a la vuelta de la esquina, los 2 grados están un poco más lejos y ahí es donde todavía hay espacio, no podemos bajar los brazos«, aseguró el profesor Garreaud en entrevista con Una Nueva Mañana de Cooperativa.

«El futuro de las próximas décadas todavía recae en nuestras manos y tenemos que tratar de que los líderes negativos se vayan y que empiecen a aflorar los líderes positivos y nuestro esfuerzo individual y grupal», sostuvo el investigador.

En ese sentido, recalcó que «las sociedades tienen que presionar a los gobernantes para que coloquen normas, porque las empresas no le hacen mucho a la autorregulación».

No obstante, el académico enfatizó que «no solamente tenemos que mitigar y hacer nuestros mejores esfuerzos, sino que también que estar conscientes de que el proceso está ocurriendo y que la adaptación ocurre en todos los niveles, desde que uno cuida los recursos de su casa o sus comunidades a que las naciones empiecen a adaptarse. Uno ve que eso ya lo estamos viendo».

Leer en Cooperativa.