Expertos advierten los riesgos del negacionismo científico y cómo la educación puede ayudar a frenar este fenómeno (Prensa Uchile)

619

El académico Pablo Sarricolea asegura que esta acción tiene que ver “con frenar, ralentizar la posibilidad de que tengamos políticas ambientales”. Además, el académico Rodrigo Soto aclara que “acá hablamos de negacionismo científico y no de ignorancia científica”. “Es necesario educar, pero no solo sobre los hechos, sino sobre cómo funciona el quehacer científico”, asegura el astrónomo Valentino González, mientras que la académica Eugenia Gayó agrega que, para combatir el negacionismo científico, hay que hacerlo “poniendo el contexto histórico por delante”.

Miles de científicos en el mundo se dedican todos los días a ampliar los conocimientos científicos, objetivos y verificables, pero pese a esto, siguen existiendo personas en distintos lugares que deciden negarse a creer en estos. Pasó con la pandemia del Covid-19, con sus vacunas y ahora, con el cambio climático.

El negacionismo científico no sólo perjudica a quienes trabajan y difunden la ciencia, sino que también a toda la población porque se comienzan a cuestionar decisiones que países y organizaciones toman con respecto a estos impactos. Así lo explica el investigador del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 de la Universidad de Chile, Pablo Sarricolea Espinoza, quien asegura que “a nivel tanto nacional como internacional, la idea de aumentar el negacionismo sobre el cambio climático, por ejemplo, tiene que ver con frenar, ralentizar la posibilidad de que tengamos políticas ambientales”.

El director del Núcleo Milenio de Materia Activa y académico del Departamento de Física de la FCFM de la U de Chile, Rodrigo Soto, agrega que “acá hablamos de negacionismo científico y no de ignorancia científica. Es decir, de gente que tiene acceso a la información y, muchas veces por interés, decide no tomar en cuenta esa evidencia”.

Por su parte, el astrónomo del Departamento de Astronomía de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM) e investigador del Centro de Astrofísica CATA, Valentino González, asegura que el negacionismo “en general no se trata de un problema de desconocimiento de los resultados científicos, sino de una actitud más bien emocional respecto de la ciencia y el conocimiento que generan”, mientras que la académica del Departamento de Geografía de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, María Christina Fragkou, indica que también se suma al negacionismo científico “las noticias falsas y las teorías de conspiración que también le gustan mucho a una gran parte de la sociedad”.  

Cómo combatir en negacionismo

En la Cámara de Diputados y Diputados, pese a que finalmente se votó a favor del proyecto de resolución que solicita al Presidente Gabriel Boric que se concientice sobre las consecuencias de la crisis climática, lo mismo que cuando se reconoció la evidencia científica que prueba la incidencia de la acción humana en el cambio climático, en ninguno de los casos la aprobación fue unánime y más de una treintena de parlamentarias y parlamentarios votaron por negar la evidencia científica y por no informar a la población sobre la crisis climática.

La académica María Christina Fragkou asegura que “este tipo de acciones, este tipo de mensajes, muy fuertes por parte de las autoridades políticas, minimizan muchísimo el tema ambiental y el tema del cambio climático”.

“En un país donde las autoridades políticas no pueden priorizar estos temas y no priorizan la información a la ciudadanía como el primer requisito para que la gente pueda accionar frente al cambio climático, cuando la casta política niega a las personas este derecho a información, es una pésima señal para nuestro futuro y la conciencia de los niños y niñas en el futuro sobre temas ambientales y la confianza en la ciencia”, asegura María Christina Fragkou

El astrónomo Valentino González agrega que “el negacionismo científico es dañino en general, pero es particularmente alarmante cuando se trata de un problema serio para el futuro de nuestro planeta y más aún cuando quienes reniegan del conocimiento científico son legisladores que podrían hacer algo al respecto”.

“Hay estudios que muestran que no basta con presentarle los hechos científicos a los negacionistas, es necesario educar, pero no solo sobre los hechos, sino sobre cómo funciona el quehacer científico, eso puede aumentar la confianza en la ciencia y sus resultados”, indica Valentino González.

La académica del Departamento de Geografía e investigadora del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, Eugenia Gayó, agrega que, para combatir el negacionismo científico, hay que hacerlo “poniendo el contexto histórico por delante, tratando de relevar las evidencias que dan cuenta que, desde la Revolución Industrial hasta ahora, el clima ha cambiado rápidamente y de forma sin precedentes».

«Como parte de mi compromiso en esto, he participado en varias ocasiones como revisora experta de los informes IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), los cuales justamente buscan entregar la evidencia científica que permita informar a los tomadores de decisiones”, explica Eugenia Gayó. | Leer en Prensa Uchile.