Glosario meteorológico: qué es un sistema frontal, un ciclón, cómo se mide la lluvia y más respuestas (Radio Bio Bio)

1402

Durante la temporada de otoño – invierno, una serie de conceptos suelen poblar los noticieros y pronósticos del tiempo los que, por sus tecnicismos, pueden ser confusos para la población. Por ello, elaboramos un glosario meteorológico para entregar algunas respuestas.

¿Qué es un río atmosférico, cómo se miden los milímetros de agua caída, en qué se diferencian las precipitaciones con los chubascos? Estas son algunas de las preguntas que responderemos en esta publicación.

Glosario meteorológico: Ciclón extratropical

La última semana, la noticia meteorológica que colmó la agenda mediática fue la llegada de un ciclón extratropical a suelo chileno. El fenómeno llamaba a la alerta, considerando lo que hemos visto en otras latitudes del planeta.

En el océano el espiral se veía monstruoso, pero al tocar tierra sus efectos parecieron ser los de siempre: gran cantidad de agua y viento. Por lo que nos quedamos sin experimentar cómo pensábamos que sería.

Martín Jacques, climatólogo del Departamento de Geofísica de la Universidad de Concepción, explicó que este fenómeno recibe este nombre por desarrollarse fuera de los trópicos y que son “parte de los fenómenos que ocurren tradicionalmente, semana a semana, sobre todo en invierno en el sur de Chile, y que son los responsables de traer precipitaciones al continente”.

Sin embargo, lo que lo hizo distinto a los frentes que suelen tocar chileno fueron sus dimensiones.
“Lo excepcional fue la extensión espacial del evento, muy grande, en torno a un centro de baja presión”, sostiene.

¿Cuál es la definición? “Un ciclón corresponde a un centro de baja presión que, en el hemisferio sur, estructura una circulación en sentido horario en torno a sí”, detalló Jacques.

Altas y bajas presiones

Al igual que el ciclón extratropical, los fenómenos meteorológicos se producen debido a la presión atmosférica, puesto que ésta tiene un volumen y masa (aunque sea perceptieble para las personas). Éstos factores se distribuyen de forma desigual.

Hay sectores que tienen más masa y generan una alta presión. Los que tienen menos, presentan una baja presión.

“La distribución desigual de la presión en la superficie de la Tierra genera sistemas de circulación atmosférica, que determinan la intensidad y dirección del viento. En otras palabras, la circulación ciclónica (en sentido horario) es característica en torno a una baja presión, y en torno a una alta presión hay una circulación que es anti-horaria, es decir, en sentido contrario a las manecillas del reloj”, señala.

Río atmosférico

En esta sección del glosario meteorológico abordaremos los ríos atmosféricos. Como los afluentes que atraviesan o dividen a Chile, éstos funcionan de una forma similar pero en el aire. Vistos de forma satelital aparentan ser una gran franja que transporta agua por miles de kilómetros de largo y cientos de ancho.

En este caso se trata de vapor de agua que es transportada desde los trópicos hasta los extratrópicos. “En otras palabras (se trata de) caudales de vapor de agua en el cielo”, afirmó.

Isoterma 0

La lluvia puede estar presente o no durante esta época del año, pero lo que nunca falla son las bajas temperaturas. Sinónimo de esto es la isoterma 0, la cual simboliza una línea imaginaria que determina si las precipitaciones caerán en forma de nieve o líquida consigna Meteored.

Este límite se ubica a una altura determinada según el pronóstico. El climatólogo del Departamento de Geofísica explicó que, por lo general, a medida que aumenta la altura desde la superficie, la temperatura decrece. En ese sentido, saber a qué altura se encuentra la isoterma 0 permitirá saber de qué tipo será la precipitación.

“Si llueve mucho con isoterma 0 muy alta, significa que en cumbres altas donde esperamos que caiga nieve, eventualmente va a caer agua líquida y por lo tanto es agua que no se retiene en la cordillera, en forma de nieve, sino que cae de manera líquida y escurre. Y genera caudales más altos. Eso es importante para el monitoreo del riesgo de inundaciones”, explica el experto.

¿Cómo se miden los milímetros de agua?

Cuando se revela un pronóstico del tiempo en el cual se anuncia la posibilidad de lluvia, se suele mencionar la cantidad de milímetros que caerán, como sistema de medida. Sin embargo, para parte de la población puede resultar confuso saber cuánto realmente lloverá a partir de un anuncio.

Martin Jacques detalla que 1 milímetro de agua de lluvia es igual a 1 litro de agua sobre una superficie de 1 metro cuadrado. Para medirla se utilizan pluviómetros que colectan el agua caída cuantificando su volumen.

Ahora bien, si la cantidad de milímetros de agua es mucha o poca para una ciudad depende de varios factores. Los efectos que puede tener la cantidad de precipitaciones en Valdivia no afecta de igual forma a Santiago, donde se acumulan aproximadamente 1700 y 300 mm en todo un año, respectivamente.

Para ejemplificar, el climatólogo contó que “como referencia, una regla gruesa es que en invierno en Concepción, un día de lluvia normal promedio es como 10 milímetros. Por ejemplo, en Concepción para los días 5 y 6 de junio tuvimos 60 milímetros en unas 48 horas. Así que eso es como 6 veces lo que cae en un día normal”.

Sistema frontal

Quizás el rey de los noticieros, el sistema frontal suele ser uno de los conceptos más utilizados para anunciar la llegada de lluvias, vientos, tormentas y todas sus variables.

Para explicarlo en este glosario meteorológico hay que volver a las presiones, puesto que éstos se forman en torno a un centro de baja presión. Los sistemas frontales deben su nombre a su composición, conformados por un frente cálido y un frente frío.

“Cuando se da este contraste entre dos masas de aire con distintas características, es cuando se favorece la precipitación. Además, esto genera un cambio en las condiciones de temperatura, por ejemplo, en el caso de un frente frío, se pasa de un sector más cálido a un sector más frío”, afirma.

La diferencia entre precipitaciones y chubascos

En la última parte de este glosario meteorológico nos referiremos a las precipitaciones y los chubascos, dos conceptos que pueden confundirse.

Cuando en un pronóstico se detalla que lloverá, suele indicarse la intensidad de esa agua que caerá. Usualmente se habla de precipitaciones, que es el término general para referirse a un evento de este tipo.

Si es leve y relativamente continua es llovizna o garúa, si es intermitente y eventualmente intensa corresponde a chubascos. Junto a estos también están los conceptos de graupel, que son pequeñas partículas de hielo que se desarman en la superficie; granizo, que son bolitas de capas de hielo, o nieve, que es la precipitación sólida formada por cristales de hielo. | Leer en BioBio Chile.