Megaincendios pueden incrementar en hasta un 90% las emisiones contaminantes del país (Diario Financiero)

228

Los incendios forestales del 2017 contabilizaron emisiones que sobrepasan al transporte terrestre y la generación eléctrica en el mismo año.

Por Valentina Mora

La semana pasada, el Ministerio del Medio Ambiente publicó un nuevo Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero, en el que uno de los aspectos más llamativos fue la reveladora cifra de emisiones a raíz de los megaincendios del año 2017, que alteraron significativamente el balance de emisiones en ese año. El texto reveló: «Un incremento del 181% respecto al balance del 2016. Este incremento se debe a los grandes incendios que afectaron la zona centro y sur del país durante esa temporada».

Hace algunos días se desataron grandes incendios en Valparaíso y Quilpué, dejando 4620 hectáreas quemadas, según Conaf.

Mauro González, investigador del (CR)2 y académico de la Universidad Austral de Chile, prevé que el panorama futuro seguirá esa tendencia. «Incendios de esas proporciones equivalen a un número del 90% en las emisiones en un año de muchos incendios. En 2017, aumentó 10 veces el promedio histórico de la superficie quemada. Esa va a ser un poco la tónica de los próximos años: una gran superficie quemada, que en años de mucho incendio podría aportar, solo a partir de los incendios, en un 30% a 50%, y en años muy catastróficos, hasta doblar las emisiones del país», sostuvo el experto.

Rodrigo Munita, director ejecutivo de Conaf, prevé que este año, 70 mil a 100 mil hectáreas se verán afectadas por incendios. Teniendo en cuenta estos datos, en el peor de los escenarios estimados, el sector forestal, que además es el sumidero de carbono más importante del país, podría generar una cantidad importante de emisiones en esta temporada.

«Los bosques son sumideros naturales de carbono. Un bosque antiguo de Coihue o Alerce puede alcanzar un stock de carbono almacenado de entre 400 y 600 toneladas por hectárea, entonces, cuando un bosque se incendia, la emisión de carbono es muy alta. Eso ha sido demostrado con los inventarios que se han hecho en Chile. En la estadística, se observa el gran aumento de emisiones en 1998, 2002, 2015 y especialmente el 2017, que sin duda contrarresta esta capacidad natural de absorción que tienen los bosques», explicó González.

Trevor Walter, coordinador del programa Paisajes Terrestres, de WWF Chile, añadió: «Hay un ciclo vicioso en torno al cambio climático, en que los mismos incendios generan emisiones de carbono. Esa mayor cantidad de carbono emitido a la atmósfera acelera los procesos de cambio climático, y las proyecciones de temperatura y reducción de precipitaciones se intensifican, lo que hace más propenso a ocurrir los incendios».

En los últimos cinco meses, Conaf ha recibido más de 800 alertas de incendios a través del 130, su número de emergencia. Munita precisó que, aunque más del 90% de los incendios se inician por el actuar humano, las altas temperaturas, que en promedio van de 0,5° a 1,5° superiores a los históricos, son un factor muy importante».

«Ha habido en promedio un 58% menos de agua caída en los últimos años, olas de calor con períodos sobre tres días que en Chile pueden llegar a 37°, 38° y 39», dijo.

Frente a ello, la Conaf se ha preparado con una inversión del Estado de más de $72 mil millones y que fueron destinados en recursos aéreos y terrestres, e incluso en soluciones innovadoras como brigadas nocturnas y aviones anfibios que utilizan agua dulce y salada.

Ahora bien, una buena forma de prevenir, dijo González, pasa por «estrategias para evitar la degradación y la eliminación de ecosistemas naturales, y restaurar muchos de los bosques que han sido degradados por el hombre».

Leer en Diario Financiero.