Qué son los monocultivos (Mala Espina)

2998

Como consecuencia de los incendios forestales que afectan al país hace más de un mes, un nuevo debaate en torno a la regulación de los monocultivos surgió en la ciudadanía.

Por: Francisca Toledo

El concepto puede ser utilizado tanto para la industria forestal como para la agrícola. A continuación explicamos qué son los monocultivos.

Actualmente, y desde hace más de dos meses, Chile atraviesa por una emergencia producto de los incendios forestales que afectan la zona centro-sur del país.

Según las cifras de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), hasta el momento de publicar esta nota, 441.367,02 hectáreas fueron afectadas por los siniestros. Lo que ha dejado un total de 2.410 viviendas destruidas y 7.657 personas damnificadas, de acuerdo al Senapred.

En tanto, entre las regiones más afectadas (por superficie) se encuentra el Biobío, la Araucanía, el Maule y Ñuble en menor medida. Estas, a su vez, son las regiones donde se concetran los monocultivos forestales, relación que – nuevamente – levantó dudas con respecto a la industria.

¿Qué son los monocultivos?

En términos simples un monocultivo es una plantación – realizada por el ser humano – de un mismo tipo de especie. Esto aplica tanto para las plantaciones forestales, donde es común ver pinos o eucaliptus, como para las agrícolas, donde destaca la producción de paltas.

Tras la masificación de los incendios forestales en Chile, el debate en torno al rol que juegan los monocultivos forestales en los siniestros surgió nuevamente en la ciudadanía. Además, de la falta de regulación en torno a esta industria.

A comienzos de febrero la Sociedad de Ecología de Chile (Socecol) hizo un llamado para que se mejorara la prevención, predicción y el combate a los incendios.

Uno de los puntos que destacó, y recomendó, fue el manejo del combustible en las zonas afectadas. Esto se puede lograr, según el comunicado, al reducir «las superficies homogéneas de especies altamente inflamables y restaurando la vegetación nativa».

¿Por qué se miran con desconfianza estas plantaciones?

De acuerdo al Informe de Devolución «Trabajando juntos por Placeres Altos«, del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR2), entre las causas que provocan incendios se encuentra el aumento de temperaturas – propiciado por el cambio climático – y el accionar humano.

Sumado a estas situaciones, el informe indica que el riesgo de incendios forestales se incrementa con «el cambio de uso de suelo producto de la actividad forestal«. Es decir, la transformación de bosque nativo en plantaciones de pino radiata y eucaliptus, entre otros tipos.

Estas especies son altamente inflamables, lo que «facilita la disponibilidad de biocombustible de forma extensa, continua y homogénea a lo largo del paisaje».

Asímismo lo confirma otro estudio del CR2 llamado «Incendios en Chile: causas, impactos y resiliencia«. El informe, señala que «las plantaciones forestales extensas favorecen la propagación del fuego, dado que se componen de un tipo de combustible denso e inflamable (mayoritariamente pinos y eucaliptos de rápido crecimiento) que se distribuye de forma continua a lo largo del paisaje».

A este tipo de especies infamables también se suman los matorrales esclerófilos de tipo mediterraneo en las regiones de Valpasaíso y el Maule. | Leer en Mala Espina.