Roberto Rondanelli y ola de calor en invierno: “Vamos muy mal encaminados porque no ha llovido nada” (Radio ADN)

113

El académico del Departamento de Geofísica de la U. de Chile explicó en Tu Nuevo ADN las altas temperaturas que se registraron en el mes de julio.

El meteorólogo Roberto Rondanelli, académico del Departamento de Geofísica de la U. de Chile, explicó en Tu Nuevo ADN el origen de la ola de calor que atravesamos este invierno, vinculado a los efectos del cambio climático.

En julio se registró el promedio de temperaturas más alto para el mes en la zona central del país, con una sensación térmica de 30 grados en la calle.

“Estos eventos extremos no tienen una pura causa, sino que son una combinación. La combinación de todas las causas posibles de que haya calor en invierno se juntan y están presentes”. explica Rondanelli.

Reconoce que no es extraño que tengamos 22 o 24 grados en las tardes de invierno en Santiago, sin embargo es preocupante cuando los termómetros superan los 30°.

El meteorólogo dice que esta ola de calor se atribuye, en parte a la vaguada costera, explicando que estas traen aire caliente pero en su parte final tienen aire frío que provoca un cambio de tiempo abrupto.

Además menciona que en este momento, viviendo en pleno el cambio climático, no es necesario que las temperaturas suban siempre en su promedio y se haga algo regular, ya que apunta a este fenómeno se representa como un cambio de los extremos.

Pero Roberto Rondanelli apunta que a pesar de que el fenómeno tenga explicación “no significa que no sea grave y que no sea grave lo que está pasando”.

La “megasequía”

Es importante comprender la situación como un proceso en conjunto, destacando que “el hecho de que no haya llovido tiene que ver con la mega sequía y la mega sequía tiene que ver tanto con el cambio climático, como con una cuestión simplemente de variabilidad natural”.

“Vamos muy mal encaminados porque no ha llovido nada en invierno (…) y los primeros diez días de agosto nuevamente se avizoran secos“, señala.

Aún así, con un panorama poco alentador en este 2021, habla sobre una variabilidad natural y cree que la próxima década no necesariamente será igual de seca que esta.

“En parte es el cambio climático, pero en parte también es natural. El mensaje optimista es que los niños que se críen en la próxima década van a ver más lluvia”.

Rondanelli reconoce que esta ola de calor y los fenómenos son “una ventana a lo que podría ocurrir en el futuro de no resolverse el cambio climático“.

Si bien se menciona que estos fenómenos han sido por curso de la naturaleza, es necesario remarcar que, si no tomamos conciencia del problema, las cosas podrían empeorar.

Para finalizar, el meteorólogo añade que “todos tenemos muchas cosas que hacer“, apuntando a la responsabilidad de todos para frenar el problema.

Leer en Radio ADN.